Nuestro trabajo

Los Jesuitas de la provincia Centro-Meridional de EE.UU. están involucrados en la educación a diferentes niveles. La provincia auspicia cuatro universidades con post-grados, un colegio de escuela graduada, un colegio semi-superior, 12 preparatorias, y 12 secundarias. Estas iniciativas comparten un sentido común de misión que está en continuidad con la evolución histórica del carisma ignaciano que se remonta a 1551 cuando el Colegio Romano abrió sus puertas. Estas escuelas respetan la realidad de ser al mismo tiempo Católicas y ser obras con el titulo de auspiciadas por los Jesuitas. Estas, quizás como nunca antes, en los talentos y energía de Jesuitas y sus colaboradores.

En el aniversario del 2º centenario de la educación Jesuita en los EE.UU. el P. Peter-Hans Kolvenbach, entonces superior General de la Compañía de Jesús describía el propósito de la educación Jesuita:

“Nuestro propósito en la educación, entonces, es el formar hombres y mujeres para los demás. La Compañía de Jesús siempre ha buscado contagiar a sus estudiantes con valores que trasciendan los fines del dinero, fama y éxito. Queremos graduados que sean líderes preocupados por la sociedad y el mundo en el que viven. Queremos graduados que deseen eliminar el hambre y el conflicto del mundo y que sean sensibles a la necesidad de una distribución más equitativa de los bienes de este mundo. Queremos que los graduados busquen acabar la discriminación social y sexual y que quieran compartir su fe con los demás. En resumen, queremos que nuestros graduados sean líderes en servicio. Ese ha sido el objetivo de la educación Jesuita desde el siglo dieciséis. Continúa siéndolo.”

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin