Noticias

Agosto 2022 – El sábado 13 de agosto, tres jesuitas de la Jesuitas Provincia USA Central y Meridional – Jason Britsch, Beau Guedry y el P. Max Landman – pronunciaron los votos perpetuos de pobreza, castidad y obediencia en la Iglesia Católica de San Carlos Borromeo en Grand Coteau, La. La profesión de los primeros votos sigue a dos años de formación en el noviciado, que incluye estudios académicos, experiencia ministerial y oportunidades en obras jesuitas en todo Estados Unidos y el Caribe que buscan probar sus vocaciones.

La misa se realizó a las 11:00 a.m. hora central y puede verla en este enlace: https://bit.ly/VowMass2022.

Conozca a los tres hombres que pronunciaron sus primeros votos el pasado 13 de agosto:

Jason Britsch, SJ

Jason Britsch, SJ, de 28 años, es un graduado del Jesuita High School en Nueva Orleans. Durante su primer año de noviciado, sirvió en Brownsville, Texas, con el Equipo Legal del Proyecto Dignidad, en la Iglesia Católica de San Pedro y en Caridades Católicas del Valle del Río Grande. También trabajó en la escuela secundaria jesuita De Smet en St. Como novicio de segundo año, sirvió en Journey to New Life en Kansas City, Mo., y en el College St. John y en la Fundación de Cuidados Paliativos y Hospicio de Belice en Belize City.

Jason compartió la siguiente reflexión sobre uno de los aspectos más destacados de su experiencia en el noviciado:

Durante mi segundo año de noviciado, me enviaron a Belice para una larga experiencia. Mi misión consistía en servir en la Fundación de Cuidados Paliativos y Hospicio de Belice, en el Colege St. John y una pastoral juvenil a nivel nacional. Ofrecí apoyo físico y espiritual a los enfermos y moribundos, di conferencias a los estudiantes sobre temas que iban desde el discernimiento hasta la sexualidad, y ayudé a coordinar retiros en todo el país.

A través de estos tres ministerios, tuve el privilegio de caminar de cerca con beliceños de orígenes étnicos, económicos y geográficos muy diferentes. Sin embargo, en todos los lugares por los que viajé durante esos meses me encontré con la misma Iglesia, con el mismo Cristo presente en el mismo sacramento. Recuerdo mi estancia en Belice como una época en la que se profundizó mi amor por la Iglesia universal, en toda su misteriosa belleza y humanidad.

Mi ministerio en los cuidados paliativos se destaca como el ministerio en el que me encontré más visiblemente con Cristo. Cada persona a la que el médico y yo atendíamos se estaba muriendo; se me invitaba no a ayudar a curarlos, sino simplemente a caminar con ellos mientras se acercaban al final de sus vidas. La mayoría de los pacientes que atendíamos eran también muy pobres, y la brutalidad de la pobreza combinada con la enfermedad terminal a menudo me tentaba a la desesperación. Sin embargo, en cada visita, cuando mi propia fe flaqueaba, la fe de nuestros pacientes brillaba: Aunque eran ellos los que soportaban la enfermedad y la pobreza, abrazaban con alegría su sufrimiento y se aferraban fuertemente a Cristo.

Un paciente en particular, Wallace, me dejó una profunda impresión. Visité a Wallace con regularidad durante toda esta experiencia y, como resultado, nos hicimos muy amigos. Wallace ya no podía usar las piernas debido a su enfermedad; nuestro tiempo juntos consistía únicamente en conversar en la habitación en la que estaba confinado. A través de esas conversaciones, descubrí la increíble historia de su vida, sus libros favoritos, sus talentos, sus arrepentimientos y su fe permanente. Empezamos a rezar juntos, e incluso me permitió llevarle la comunión con regularidad. No era simplemente un hombre enfermo de otro país, ni un miembro sin nombre ni rostro de los «pobres del mundo»; era una persona humana hecha a imagen de Dios, con sus propias alegrías, pruebas y deseos. En su sufrimiento reconocí al propio Cristo, que cargó con su propia cruz y sufrió por todos nosotros.

Wallace, al igual que Cristo, y al igual que todos nuestros pacientes del hospicio, aceptó su cruz y eligió aferrarse a la fe, la esperanza y el amor. En ese tiempo, el Señor me invitó a esperar al pie de la cruz, con Dios y con cada uno de los pacientes que conocí, no para «arreglar» nada, sino para confiar en que, en la cruz, Dios está realizando algo mucho más grande y hermoso de lo que yo puedo entender.

Todavía pienso a menudo en Wallace y en todas las personas con las que caminé durante ese tiempo. Su testimonio me da fuerzas para llevar mi propia cruz cada día. Estoy en deuda con ellos.

Jason completó su educación universitaria en la Universidad de Dallas, obteniendo títulos en Historia y Política. Tras su graduación, Jason volvió a Jesuit High New Orleans para enseñar inglés y ayudar en el ministerio del campus como miembro del Alum Service Corps. Continuó trabajando en Jesuit High, coordinando las campañas de capital hasta su ingreso en la Compañía de Jesús en agosto de 2020.

El próximo destino de Jason será estudiar en la Universidad de Saint Louis.

Beau Guedry, SJ

Beau Guedry, SJ, de 28 años, se graduó en la Strake Jesuit College Preparatory School antes de obtener una licenciatura en biología en la Universidad de Saint Louis. Después de la universidad, fue miembro del Alum Service Corps en De Smet Jesuit en St. Louis antes de ser contratado en el Jesuita Strake High School, donde trabajó como profesor de ciencias y coordinador de liturgia. Su experiencia en los viajes de inmersión trabajando con personas con discapacidades y con los encarcelados le ayudó a decidir comprometerse con una vida de servicio a los demás como jesuita.

Durante su noviciado, Beau sirvió en la Escuela del Buen Pastor en Nueva Orleans, en la Escuela Secundaria Jesuita Arrupe en Denver, en la Escuela Secundaria Guadalupe en Brownsville, Texas, mientras que también ayudaba en el Campamento de Migrantes de Reynosa, México.  En su segundo año de noviciado, enseñó en la Red Cloud Indian School en Pine Ridge, S.D.

Beau decidió escribir sobre su experiencia en la reserva india.

Esta primavera me enviaron a la reserva de Pine Ridge, en Dakota del Sur. Allí enseñé álgebra de primer año en la escuela secundaria de los jesuitas y dirigí la música litúrgica en una parroquia. Los paisajes de esa parte del país son sorprendentemente secos, con largas distancias que separan cada pueblo y cada hogar. Durante mi semestre en la reserva, esta distancia y aridez se reflejaron en las luchas del pueblo Oglala Lakota, la principal tribu nativa americana del lugar. Este pueblo, por lo demás resistente y fuerte, ha sufrido mucho a manos de otros, luchas que han afectado a varias generaciones.

Este dolor se manifestaba a menudo como desconfianza y estaba presente en los corazones de algunos de mis alumnos cuando llegué allí. Llevar un atuendo clerical en un entorno con muchas sospechas sobre la Iglesia significaba que yo también era objeto de sospechas desde el primer día que entraba en el aula.

Un día, a principios del semestre, durante una clase de álgebra, una alumna (que a menudo se negaba a hacer los deberes) levantó la mano y preguntó: «¿Me odiáis porque no creo en Dios?» Baste decir que fue algo totalmente imprevisto, y me sentí totalmente desprevenido. Decidí entonces que tenía que pasar el semestre asegurándome de que ella (y, por extensión, mis otros alumnos) supieran que ni Dios ni yo la odiábamos y que, por el contrario, estábamos interesados en preocuparnos por su bienestar. Al final del semestre, no sólo hacía sus deberes, sino que participaba con entusiasmo en clase, se reía a menudo y me preguntaba si me acordaría de ella. Le respondí una y otra vez que lo haría. Lo sabía porque había rezado una y otra vez con su pregunta. Me había impactado y llevar a Dios en la oración me había llenado de una oleada de devoción: Sentí que Cristo me llamaba a predicar el Evangelio, la buena noticia de que Cristo ha venido a salvarnos, y a hacerlo con mi propia vida y forma de ser.

Aquella niña de primer año necesitaba saber que Dios la amaba -un hecho que está en la base del Evangelio-, pero primero necesitaba que se lo mostraran, en lugar de que se lo dijeran.

Apoyar a personas como ella, de cualquier manera, o durante el tiempo que pudiera, en su camino de toda la vida hacia Dios, estaba íntimamente ligado a mi vocación. Trabajar para hacer eso en la vida de esta estudiante me hizo ver que podía seguir a Cristo mejor en una vida en la Compañía de Jesús; el Señor me estaba llamando a la Compañía para predicar, con mi servicio, el mensaje del Evangelio del amor de Dios por nosotros. Desde entonces, he avanzado con confianza hacia la profesión de mis primeros votos.

Beau estudiará en la Universidad de Fordham.

Fr. Max Landman, SJ

El P. Max Landman, de 35 años, entró en la Compañía de Jesús en 2020 ya como sacerdote diocesano. Como sacerdote de la Diócesis de Victoria, Texas, recientemente sirvió como vicario parroquial de la Iglesia Católica de Nuestra Señora del Golfo en Port Lavaca, Texas. Nacido en Fort Worth, Texas, el P. Max asistió a la Universidad Cristiana de Texas antes de ingresar en el Seminario de la Santísima Trinidad.

Durante su primer año de noviciado, el P. Max sirvió en la Escuela del Buen Pastor en Nueva Orleans y en la Escuela Secundaria Jesuita De Smet en San Luis. Regresó a Nueva Orleans como novicio de segundo año para trabajar en el Centro Harry Thompson y también sirvió en la Iniciativa Kino para la Frontera de los jesuitas en Nogales, México. Decidió escribir sobre esta última experiencia.

Por mi larga experiencia, me enviaron a la frontera entre Arizona y Sonora, para ayudar a los migrantes en la Iniciativa Kino para la Frontera. La mayor parte de mi trabajo consistió en una interacción básica y directa con la gente, como ayudar a servir comida por las mañanas y repartir ropa por las tardes. También tuve la oportunidad de trabajar con muchos grupos de inmersión de colegios y universidades que vinieron a ver la realidad de la frontera por sí mismos y a ayudar en las parroquias del lado de Arizona.

Recientemente, Kino adquirió y renovó un edificio mucho más grande que el diminuto que habían estado utilizando al otro lado de la calle, donde de alguna manera se las arreglaban para alimentar y vestir a cientos de personas cada día, muchas de las cuales habían sufrido enormemente en su viaje, y para las que una simple comida en presencia de otras personas que las trataban con dignidad era una rara bendición. El nuevo edificio cuenta con una enorme sala central que fue concebida para este fin. Sin embargo, durante la pandemia, las comidas se han dado sobre todo para llevar, por lo que la sala no ha sido el comedor que estaba destinado a ser. En cambio, lo que a menudo llenaba de vida esa zona eran los alegres y a veces estridentes sonidos de los niños jugando. Una de las mayores bendiciones de mi estancia en la frontera fue la posibilidad de jugar con esos niños. La dificultad, por supuesto, era que ellos tenían mucha más energía que yo. Un día, cuatro o cinco de ellos me habían agotado, así que me senté en un banco y les dije que ya no podía moverme, que era una estatua. Inmediatamente empezaron a subirse encima de mí, gritando: ¡Estatua! ¡Estatua! Estaba agotado, pero lleno de alegría y risas.

A veces, cuando terminaba mi jornada, volvía a casa caminando, cruzando la frontera a pie para regresar a la comunidad jesuita de Arizona. Durante la caminata, a menudo rezaba por esos niños, y por muchos otros que habían sido privados de una vida más normal y pacífica, una vida que les permitía ir a la escuela y experimentar la alegría de jugar con sus compañeros. A veces me emocionaba hasta las lágrimas, pero lo que me quedaba totalmente claro era la importancia de nuestra presencia con los emigrantes que buscan una vida mejor, y mi gratitud a Dios por llamarme a estar con gente tan cercana a nuestro Señor.

El P. Max hará sus estudios de filosofía en la Universidad Loyola de Chicago.

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin