Historias

Por Therese Fink Meyerhoff

¿Un Comité Asesor de Mujeres para una orden religiosa exclusivamente masculina? Aunque pueda parecer incongruente, la creación de un comité de este tipo es una de las primeras medidas que el P. Tom Greene, SJ, tomó al comenzar su mandato como provincial de la Jesuitas Provincia USA Central y Meridional. Formado por mujeres líderes y jesuitas, el comité da voz a las preocupaciones y sueños de las mujeres que el provincial y la Compañía de Jesús podrían tener en cuenta en sus ministerios.

Fr. Thomas P. Greene, SJ
Fr. Thomas P. Greene, SJ

«Dos cosas se unieron a mi alrededor», dijo el P. Greene sobre su decisión de formar el comité. “En primer lugar, al repasar todas las etapas de mi vida como jesuita, me sorprendió lo mucho que hacen las mujeres para liderar la Iglesia. En muchos casos, realmente llevan la carga. Así que, ¿no sería bueno buscar su consejo y aprovechar esa experiencia?».

Lo segundo fue el deseo de seguir el ejemplo del Papa Francisco, que durante su mandato ha dado varios pasos para empoderar a las mujeres en la Iglesia, incluyendo su reciente reestructuración de la burocracia vaticana.

«Hay tantas mujeres sirviendo en nuestros apostolados y en el personal de la provincia, que establecer un comité parecía ser una manera de formalizar su aportación y consejo sobre lo que podemos hacer mejor», explica el P. Greene. «Pueden señalar nuestros puntos ciegos y nuestros dones».

En su primera reunión, en octubre de 2020, los miembros del Comité Asesor de Mujeres descubrieron que estaban trazando un nuevo camino. El Padre Greene dejó claro que quería que los miembros fueran sinceros, incluso si eso significaba algunas críticas a la provincia o a la Compañía de Jesús. Más allá de eso, los miembros eran libres de fijar su propio rumbo.

Tras un par de reuniones, el comité estableció tres objetivos a corto plazo:

  1. Destacar la variedad de funciones y el servicio de las mujeres en la Jesuitas Provincia USA Central y Meridional. Esto se reflejó en esta publicación cuando el número de invierno de 2021 presentó historias de mujeres en misión junto a los jesuitas.
  2. Iniciar oportunidades para que los jesuitas reconozcan y aprecien lo que las mujeres están haciendo en la provincia y en la Iglesia, un objetivo permanente.
  3. Reunir a mujeres y jesuitas para que se escuchen mutuamente, compartan experiencias y reflexionen sobre su papel en la misión jesuita, especialmente a través de los Ejercicios Espirituales. Esto se abordó maravillosamente en marzo, cuando la provincia organizó un retiro para mujeres, el primero de su clase, en el Retiro de la Casa Blanca, en St. Louis.

 

c
Jesuitas y mujeres que comparten la misión jesuita se reúnen para un retiro en White House Retreat en St. Louis.

Etiquetado como «retiro de mujeres» por su enfoque en las experiencias de las mujeres como colaboradoras en la misión de la Compañía de Jesús, de hecho, siete jesuitas de la Provincia de UCS asistieron al retiro junto a 12 mujeres que trabajan para la provincia o en un apostolado de la provincia.

Paula Sapienza

Paula Sapienza, directora espiritual del Retiro del Sagrado Corazón en Sedalia, Colorado, dirigió el retiro utilizando historias de mujeres que Jesús encontró y los Ejercicios Espirituales como base de sus presentaciones y de la conversación espiritual del grupo.

A raíz de la Congregación General 34, en el Decreto 14, se invitó a todos los jesuitas a «escuchar con atención y valentía la experiencia de las mujeres», indica Mary Baudouin, asistente provincial de la UCS para la justicia y la ecología y miembro del Comité Asesor de Mujeres.

«Nuestro primer Retiro de Mujeres de la provincia fue diseñado para hacer precisamente eso de una manera piadosa y significativa. Creo que todas las participantes estarían de acuerdo en que fue una oportunidad única para escuchar las voces y experiencias de las mujeres a través de la escritura, la reflexión y la conversación espiritual significativa entre las mujeres que trabajan con los jesuitas y los jesuitas que colaboran en el ministerio con las mujeres».

El Padre Bill Oulvey, SJ, rector de la Comunidad Jesuita de la Universidad Regis en Denver, fue uno de los jesuitas que asistieron. «El tiempo en la Casa Blanca me pareció a la vez encantador y un poco fuera de mi ámbito», recuerda, explicando que muchas de sus reuniones o retiros son con hombres. «Tuvimos conversaciones muy profundas, buenas y a veces dolorosas».

Karen Wuertz, del Regis Jesuit High School

«Compartir reflexiones y perspectivas con las otras mujeres en el retiro fue una hermosa experiencia, pero igualmente importante fue la presencia de los jesuitas que viajaron con nosotras», indica Karen Wuertz, directora de la División de Varones en Regis Jesuit High School en Aurora, Colorado, y miembro del Comité Asesor de Mujeres.

«Estaban deseosos de escuchar y aprender de nuestras experiencias y fueron generosos en sus respuestas», prosigue la Sra. Wuertz. «Su capacidad de llevar a sus obras una genuina comprensión y apreciación de los dones únicos de la espiritualidad femenina es esencial para construir puentes y asociaciones entre todos los que desean contribuir con una vocación, ya sea con votos o laicos, en la Compañía».

«Fue tan hermoso en el retiro escuchar las heridas, los dolores y las victorias compartidas de las mujeres en misión junto a los jesuitas», sostiene Denise Díaz, profesora de español en la Jesuit High School de Tampa. «Estoy agradecida por esta oportunidad de volver a visionar juntos y por la alegría de que se confíe en ella primero como Jesús confió en María Magdalena primero con la Iglesia cuando se le reveló la mañana de su resurrección».

La Sra. Wuertz también sostiene que fue «profundamente impactante conectar con otras mujeres de toda la provincia, escuchar sus historias y ser testigos de sus dones».

«El retiro fue útil, pero no niega la realidad a la que se enfrentan las mujeres cada día», advierte el P. Ron Gonzales, SJ. «Incluso en el caso de mujeres con una gran formación, con talento, enamoradas de la Iglesia… siempre hay un techo de cristal. Pero en este retiro, parecía que las mujeres eran capaces de dar voz a su experiencia de una manera que no habían sentido antes. Espero que sea el comienzo de nuestro crecimiento conjunto».

Decreto 14

El retiro y el Comité Asesor de Mujeres tienen sus raíces en la 34ª Congregación General de la Compañía de Jesús en 1995. El Decreto 14 de esa Congregación consideró que el «trato injusto y la explotación de las mujeres» era una «preocupación central de cualquier misión contemporánea que busque integrar la fe y la justicia».

Father Bill Oulvey, SJ, presides at a liturgy during the province's Women's Retreat at White House Retreat in St. Louis.
El Padre Bill Oulvey, SJ, preside una liturgia durante el Retiro de Mujeres de la provincia.

Los jesuitas en la Congregación citaron no sólo la universalidad del tema, sino su propia preocupación personal por las mujeres que son sus colegas en la misión de la Compañía. «Sabemos que el cultivo de nuestra propia fe y gran parte de nuestro propio ministerio se vería muy disminuido sin la dedicación, la generosidad y la alegría que las mujeres aportan a las escuelas, parroquias y otros campos en los que trabajamos juntos», (Decreto 14, CG 34).

El decreto seguía comprometiendo a la Compañía a hacer de la solidaridad y la reconciliación con las mujeres una parte integral de su misión.

«El Decreto 14 se sitúa en un segundo plano, donde influye y nos ayuda a entender a qué estamos llamados», explica el P. Oulvey. «En su momento, se ajustaba a la realidad de que la Iglesia de los próximos milenios sería la Iglesia de los laicos. Esa es nuestra Iglesia hoy. Así que, como religiosos y como sacerdotes, ¿cómo apoyamos y animamos y aprendemos a ser colegas?».

La Sra. Díaz recordó un encuentro con el anterior provincial, el P. Ron Mercier, en el Coloquio de la Red de Escuelas Jesuitas. “Me conmovió mucho cuando nos dijo: «No penséis nunca que trabajáis para la Compañía. Trabajáis con nosotros'», recuerda. «Nosotros -los laicos y las laicas- estamos en sintonía con la Compañía. Nuestra misión es Jesús. Somos embajadores de Cristo inteligentemente disfrazados de profesores. Este es el primer trabajo: llevar a nuestros alumnos a Dios».

El deseo de vivir el compromiso asumido durante la CG 34 se extiende más allá de la Provincia de UCS. El 8 de marzo de 2021 – Día Internacional de la Mujer – el Superior General Arturo Sosa, SJ, anunció la creación de la Comisión sobre el Papel y las Responsabilidades de las Mujeres en la Compañía de Jesús. Encargó a la comisión que evaluara la integración del Decreto 14 y las funciones de las mujeres en las instituciones jesuitas y que luego hiciera recomendaciones para fortalecer la misión de la Compañía con la participación activa de las mujeres.

Las mujeres que asistieron al retiro consideran que todos estos pasos son alentadores y fortalecedores.

«Este es un diálogo crítico», dijo la Sra. Wuertz. «Representamos a generaciones de mujeres cuyos sacrificios de tiempo, esfuerzo y energía al servicio de la iglesia han sido a menudo poco reconocidos y apreciados. Nuestro trabajo rinde homenaje a las que nos precedieron y, con suerte, abre caminos para las que nos seguirán».

«Espero que la Compañía continúe educándonos sobre cómo las mujeres están liderando esta misión compartida», dice la Sra. Díaz.

«El objetivo para mí y, espero, para todos nosotros, es trabajar para el momento en que no se nos juzgue por nuestro género, el color de nuestra piel, nuestra nacionalidad, el lugar en el que crecimos o nuestras preferencias de vida», expresa el P. Oulvey. «En su lugar, se dará amor y respeto y honor a cada persona como hijo amado de Dios”.

«Mi esperanza y mi oración es que siempre habrá hombres y mujeres de todos los ámbitos de la vida a los que los jesuitas estemos dispuestos a escuchar, a aprender de ellos, a trabajar con ellos, porque eso nos hace mejores. Eso nos lleva a un mayor y más profundo servicio al pueblo de Dios y a la construcción del Reino. Ese es nuestro trabajo. Esa es nuestra misión en la vida. Ese es nuestro objetivo».

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin