Historias

Por Jerry Duggan

Juan Ruiz, SJ
Juan Ruiz, SJ

Juan Ruiz había pospuesto por bastante tiempo la exploración de la vocación jesuita. Sabía que estaría inquieto hasta que pasara a la acción. En cada momento importante de su vida, había pensado en la vocación religiosa. La llamada de Dios no desaparecía.

En 2011, se entregó al Señor y entró en la Compañía de Jesús. Una década después, se ha ordenado diácono y está terminando los estudios de teología en Toronto antes de la ordenación sacerdotal en el verano de 2022.

Ha sentido un gran consuelo en su vocación jesuita y espera transmitir esa sensación de consuelo a otros a través de la fe.

«Siempre fui un poco perfeccionista, y todavía lo soy», admitió. «Pero, en la oración, sentía que era el único espacio en el que podía relajarme: me sentía consolado y en paz».

Juan tiene un tío jesuita, así que ya estaba familiarizado con la Compañía de Jesús. Además, los años en que el joven nativo de Memphis pasó en la Universidad de Saint Louis le ayudaron a imaginar cómo podría ser una vocación jesuita.

La ansiedad persistía y la duda se mantenía.

«Empecé a asistir a eventos de discernimiento en mi último año de universidad, pero no quería que nadie más supiera que estaba pensando en una vocación religiosa, así que llegaba a los eventos de la pastoral universitaria temprano y cerraba las persianas para que nadie que caminara fuera pudiera verme allí», recuerda en broma. «Mi proceso de discernimiento era privado y, en ese momento, era sólido en mi fe, pero no quería que los demás me vieran como excesivamente receloso».

Después de graduarse en 2010 con una licenciatura en finanzas y una concentración en gestión de TI, Juan encontró un empleo remunerado en su campo. Era todo lo que un graduado de su carrera podía esperar: un buen salario inicial, un entorno de trabajo positivo y un horario flexible. Se describe a sí mismo durante este año como muy feliz, pero la pregunta persistía.

«Todo me iba bastante bien en mi carrera y en mi vida, pero seguía sintiendo una inquietud en mi interior», dice. «Sabía que, una vez más, la idea de la vocación religiosa salía a la luz. No podía ignorarla por más tiempo».

En el momento de tomar la decisión de entrar en el noviciado, Juan estaba entusiasmado por todo lo que le esperaba, pero admitía que estaba ansioso por lo que podría pasar si decidía que la vocación jesuita no era la adecuada para él después de todo.

«Me preguntaba cómo, si decidía dejar el noviciado después de un año, podría explicar ese vacío en mi currículum», reconoció. «Me preocupaba que pudiera sacrificar mis ambiciones profesionales al hacerlo».

(Vea un vídeo sobre el dilema de Juan, y algunos consejos sobre cómo lo superó, aquí).

A través de sus dos años en el noviciado, sus estudios en la Universidad Loyola de Chicago y una asignación ministerial en el High School Jesuita Cristo Rey en Houston, Juan ha aprendido el valor de proporcionar ese mismo consuelo a otros en tiempos difíciles que Dios siempre le proporcionó a través de la oración.

«Como jesuita, he aprendido a estar ahí para la gente en algunos de sus momentos más decaídos», explica.

Como novicio, trabajó en una casa de obreros católicos en Houston, donde aprendió que era mucho mejor mostrar compasión y generosidad con los necesitados que ocuparse de los resultados finales de la casa.

«Aprendí el significado de la generosidad a otro nivel gracias a las maravillosas personas de la casa del trabajador católico», recuerda.

En Cristo Rey, animó a sus alumnos a hablarle de sus problemas personales. Una joven compartió que tuvo que asumir la responsabilidad principal de cuidar de su casa durante un largo periodo de tiempo. Juan la consoló y preparó un horario que le sirviera, permitiéndole hacer su trabajo sin dejar de cuidar a su familia.

Después de la graduación de la estudiante, Juan recibió una nota escrita a mano por ella, agradeciéndole la compasión que mostró y que la ayudó a graduarse en la escuela secundaria. Para Juan, esa carta sirvió para sentir el «trabajo bien hecho».

«Aprendí mucho sobre lo que significa consolar a los demás, y eso es lo que espero hacer en mi vocación, dondequiera que me asignen», expresa. «Al reconocer las duras realidades de la vida y trabajar en esos momentos difíciles con los demás, espero que ambos podamos salir fortalecidos y más cerca de Cristo».

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin