Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Historias

Por Gretchen Crowder

Hace un par de semanas, presenté a mis alumnos de último curso a Henri Nouwen mostrándoles un vídeo de uno de sus sermones (en inglés). Antes de empezar les advertí: «Para que lo sepáis, en los 90 nos gustaban mucho los helechos. Creo que es lo que entonces llamábamos «crear un ambiente»». Cuando pulsé el play, creo que entendieron a qué me refería. Todo el escenario estaba cubierto de helechos. Me da un poco de risa cada vez que lo veo, pero también es extrañamente encantador. El sermón se titulaba «El Ser Amado». Me gusta mostrar a los estudiantes a Nouwen hablando porque sé que cuando le escucho puedo sentir cuánto cree desde lo más profundo de su alma lo que está compartiendo con los demás. En este sermón en particular, transmite uno de sus mensajes más apasionados de tal manera que, si no lo creías antes, al final del sermón te lo acabas creyendo. Rodeado de grandes y hermosos helechos que asoman por todas partes, la pasión de Nouwen casi traspasa la pantalla mientras nos agita los brazos diciendo: «¡Tú, yo, todos nosotros somos los hijos e hijas amados de Dios!».

En este sermón en particular, él destaca el Evangelio del día, cuando Jesús fue tentado en el desierto durante 40 días. Describe cómo el diablo trató de mostrar a Jesús que, si sólo Jesús podía demostrar su poder o si sólo Jesús aceptaba la oferta del diablo de muchas posesiones, los demás finalmente verían la verdad y hablarían bien de él. Nouwen describe cómo el diablo trató valientemente de convencerle de que sólo así sería amado. Sin embargo, Jesús sabía que eran mentiras y se mantuvo firme en la creencia de que no era ninguna de esas cosas lo que definía su condición de amado. Jesús sabía quién era. De hecho, cuando Jesús fue bautizado, todos oyeron la verdad de quién era cuando «vino una voz de los cielos que decía: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco»» (Mt 3, 17). Esta es la verdad que mantuvo a Jesús en pie a través de todas las experiencias contradictorias de alabanza y rechazo, de celebración y agonía.

Sin embargo, el propósito subyacente de Henri Nouwen en este sermón y en muchos otros similares no era que nos diéramos cuenta de que Jesús era amado. Por el contrario, era que nos diéramos cuenta, a través de Jesús, de que nosotros también somos amados. Que no importa lo que hagamos, lo que poseamos o lo que otros piensen de nosotros, nuestra amabilidad sigue siendo el hilo de verdad que fundamenta nuestra experiencia humana.

Sólo tenemos que aceptarlo.

Y si lo hacemos, cuando nos enfrentemos a la amenaza de nuestras propias tentaciones en nuestras propias experiencias en el desierto, podemos confiar en esta verdad para mantenernos de pie en tierra firme.

Entonces, ¿qué se interpone en nuestro camino para aceptar el hecho de ser amados como Jesús sí lo aceptó? ¿Es porque no hemos escuchado una voz de los cielos que lo exclame para que todos lo escuchen? ¿O es porque la voz de Dios está siendo bloqueada por nuestros apegos desordenados (en inglés)  – cosas como lo que hacemos, lo que poseemos, o lo que otros piensan de nosotros?

Dediquemos esta semana a reflexionar sobre nuestros apegos desordenados para que, una vez que los identifiquemos, podamos liberarnos de ellos y abrirnos a la creencia de que tú, yo, ¡de que todos somos realmente hijos e hijas amados de Dios!

Sugerencia de oración:

Reza con este audio o vídeo Examen basado en el Primer Principio y Fundamento de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio a lo largo de esta semana. Considera la posibilidad de anotar en un diario lo que te vaya surgiendo mientras rezas, y vuelve a revisar lo que hayas escrito a lo largo de la semana para ver qué nuevas intuiciones surgen con el tiempo. No dudes en hacer una pausa si necesitas más tiempo para considerar cada una de las preguntas.

Examen basado en el Primer Principio y Fundamento de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio

Aquí está la versión de audio (versión en inglés)

El Guión para el Examen Audio/Video

La primera vez que realmente escuché el mensaje de que era amado tal como era, sin importar lo que fuera, fue cuando me comprometí con el Primer Principio y Fundamento al comienzo de los Ejercicios Espirituales.

El Primer Principio es una invitación a la libertad.

Es una invitación a hacer balance de aquellas cosas que, para nosotros, ahora mismo, son afectos desordenados o apegos desordenados que se interponen en nuestra relación con Dios.

Es una invitación a la verdadera apertura a las gracias que nos proporcionarán los Ejercicios Espirituales.

Cuando Jesús estuvo en el desierto durante 40 días, fue capaz de resistir todas las tentaciones que el diablo le tendió. ¿Somos capaces de hacer lo mismo?

Al comenzar juntos este camino de Cuaresma, con el deseo de comprender nuestra amabilidad de una manera nueva, tiene sentido comenzar donde lo hizo Ignacio… con el Primer Principio y Fundamento.

Pasemos algún tiempo juntos examinando nuestra apertura a una relación con el Dios que nos ama, tal como somos, pase lo que pase, y que lo único que quiere es que aceptemos ese amor.

Y dediquemos algún tiempo a reflexionar sobre lo que puede estar obstaculizando nuestro camino.

El siguiente examen está basado en la Versión Contemporánea del Primer Principio y Fundamento de David L Fleming, SJ.

Comencemos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

El objetivo de nuestra vida es vivir con Dios para siempre.

Dedico un momento a decirle a Dios cuáles son mis objetivos actuales para mi vida, mi trabajo y/o mis relaciones. ¿En qué estoy concentrando mis energías en este momento?

Dios, que nos ama, nos dio la vida. Nuestra propia respuesta de amor permite que la vida de Dios fluya en nosotros sin límites.

¿De qué manera lo que estoy enfocando es una demostración de amor por los demás? ¿A Dios?
¿De qué manera lo que estoy enfocando es una celebración de la vida que Dios tan amorosamente me dio?

Todas las cosas de este mundo son dones de Dios, que se nos presentan para que conozcamos más fácilmente a Dios y hacer una devolución de amor más fácilmente.

¿Cuáles son las cosas más importantes, regalos de Dios al mundo, en mi vida ahora mismo que me ayudan a sobrevivir?
¿Cuáles son las cosas más importantes, regalos de Dios al mundo, en mi vida ahora mismo que me ayudan a prosperar?

En consecuencia, apreciamos y utilizamos todos estos dones de Dios en la medida en que nos ayudan a desarrollarnos como personas amorosas.

Dedico un momento a dar gracias a Dios por estos dones, sobre todo por los que creo que me ayudan a querer bien a los demás.

Pero si alguno de estos dones se convierte en el centro de nuestras vidas, desplaza a Dios e impide así nuestro crecimiento hacia nuestra meta.

Pido a Dios que me muestre las cosas de mi lista que están impidiendo el crecimiento hacia las metas presentes que nombré al comienzo de este examen.
Le pido a Dios que me muestre las cosas de mi lista de las que me he vuelto demasiado dependiente de una manera que me impide amar a los demás, amar bien a Dios.
Dedico un momento a pedir perdón por todas las veces que he desplazado a Dios por mis propios deseos, sin creer que Dios quiere de verdad lo que yo deseo en el fondo.

En la vida cotidiana, pues, debemos mantenernos en equilibrio ante todos estos dones creados en la medida en que podemos elegir y no estamos atados por alguna obligación.  No debemos fijar nuestros deseos en la salud o la enfermedad, la riqueza o la pobreza, el éxito o el fracaso, una vida larga o corta.

Dedico un momento a reflexionar sobre el equilibrio: ¿estoy cuidando adecuadamente todas las áreas de mi vida, la mental, la física, la emocional y la espiritual? ¿En qué áreas me estoy aferrando a mis deseos y en qué áreas me estoy permitiendo ser libre para aceptar lo que venga?

Porque todo tiene el potencial de suscitar en nosotros una respuesta más profunda a nuestra vida en Dios.

Pido a Dios que saque a la superficie y luego me libere de los apegos que se han desordenado en mi vida para que pueda sentir el amor magnánimo que se me ofrece.

Nuestro único deseo y nuestra única elección debería ser ésta: Quiero y elijo lo que mejor conduce a la profundización de la vida de Dios en mí.

Ayúdame, Dios, a darme cuenta de que cada objetivo que tengo para mi vida, mi trabajo o mis relaciones no significa nada si no está construido sobre los cimientos de mi relación contigo.
Aumenta mi conciencia a lo largo de esta semana por delante de tu amor por mí.
El amor que siempre ha sido y siempre será…

Aumenta mi conciencia de que no importa lo que esté por venir,
Me amas.
Como yo a ti.
Pase lo que pase
Amén.

Gretchen Crowder

Gretchen Crowder escribió «Apoyándonos en nuestro amor,» una introducción a su tema para esta Cuaresma. Lleno de inspiración y sugerencias de oración, puedes descargarlo como PDF para rezar con él durante todo el tiempo de Cuaresma. Gretchen es ministra del campus y educadora en la escuela preparatoria universitaria jesuita de Dallas, además de escritora, directora de retiros y podcaster. Puedes encontrarla en gretchencrowder.com y en Loved As You Are: An Ignatian Podcast, disponible en todos los sitios de podcasts.