Historias

Por Jerry Duggan

Suamy Meza
Suamy Meza

Suamy Meza es una mujer muy atareada. Sus quehaceres se centran a su labor como coordinadora de educación para adultos en la Parroquia del Sagrado Corazón, en el barrio del Segundo Barrio, junto a la frontera entre México y Estados Unidos, en El Paso (Texas). Ella supervisa un sólido programa que proporciona a unos 250 adultos anualmente su GED (examen de desarrollo educativo general) y también ofrece clases de ESL (inglés como segundo idioma), tecnología y ciudadanía, un esfuerzo que es posible gracias a las subvenciones y a un grupo de generosos voluntarios.

«El objetivo de nuestros esfuerzos es formar líderes en la comunidad del Segundo Barrio», indica Meza. «La adquisición de habilidades académicas e intelectuales es muy importante, pero en última instancia, estamos en esto para equipar a nuestros estudiantes con las habilidades necesarias para volver a la comunidad y hacer una diferencia».

Meza realizó un máster en Administración de la Educación Superior y llevó a cabo una amplia investigación sobre las estructuras y los recursos educativos que se necesitan en las comunidades predominantemente hispanas. La primera necesidad es el apoyo de la familia y la comunidad.

«Muchas de las personas a las que atendemos proceden de hogares en los que la educación no era una prioridad, y es comprensible», explica. «Tradicionalmente, en comunidades como éstas, se pone un gran énfasis en el trabajo duro, que suele ser manual. La universidad, y en muchos casos la graduación de la escuela secundaria, no se ve como algo factible».

El grupo de Meza proviene de toda la comunidad de El Paso, con un espectro de desafíos.

«Muchos de nuestros estudiantes tienen un dominio limitado del inglés, algunos tienen una experiencia muy limitada con los ordenadores y, por supuesto, diversos grados de competencia académica», informa. «Aun así, nuestro trabajo es darles las habilidades que necesitan para surgir y tener éxito».

Un importante número de los graduados del programa alcanzan niveles de éxito que no parecían posibles antes de inscribirse.

«Gran parte de nuestros estudiantes consiguen ascensos en el trabajo después de obtener sus certificados de GED y ESL, y un buen número de ellos continúan con estudios superiores», señala Meza. «Esto es un testimonio del gran trabajo que hacen nuestros educadores».

Ella sabe lo difícil que puede ser romper las barreras educativas porque ella misma vivió esa experiencia.

«Mis padres siempre me apoyaron mucho, pero no fueron a la escuela más allá de la secundaria, y ese es el caso de los padres de muchos de nuestros estudiantes», expresa. «Esto no significa que no vengan de familias cariñosas, sólo significa que la educación superior no era algo que estuviera entre las posibilidades para la mayoría de ellos».

Meza empezó a asistir a misa con regularidad en el Sagrado Corazón animada por su madre. Con el tiempo, se contactó con el Padre Ron Gonzales, SJ, párroco del Sagrado Corazón en ese momento.

«Él sabía que yo estaba estudiando administración de la educación superior y finalmente me preguntó si estaría dispuesta a ayudar. Me convirtió en una persona muy ocupada porque tengo un trabajo a tiempo completo (Meza trabajó anteriormente en la Universidad de Texas-El Paso y actualmente en El Paso Community College en funciones de tiempo completo además de su trabajo en la parroquia), pero sabía que valdría la pena.»

En los tiempos anteriores al Covid-19, el programa graduaba a unos 500 estudiantes al año. Este año cuenta con unos 250, un éxito asombroso.

Meza evita la autocomplacencia y desvía los elogios hacia el personal del programa, dedicado y totalmente voluntario.

El voluntario Erick Morales M.S. imparte una clase de GED.
El voluntario Erick Morales M.S. imparte una clase de GED.

«Sin duda, los profesores son los que hacen este programa «, manifiesta. «Este año en particular, tenemos la bendición de contar con un grupo de profesores que no sólo están dispuestos a ayudar, sino que dominan su materia. Eso hace la vida mucho más fácil a nuestros alumnos, que a menudo acuden a nosotros necesitando mucho apoyo.»

Además, ha descubierto que todo lo demás en su vida ha caído en su lugar a medida que se sumerge cada vez más en este trabajo transformador.

«Desde que comencé este trabajo en el Sagrado Corazón, todo lo demás se ha unido para mí», expresa. «Siento una sensación de satisfacción que me faltaba antes, y me reconforta saber que aquí es donde estoy destinada a estar y es lo que estoy destinada a hacer.»

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin