Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Historias

Por Gretchen Crowder

Una pregunta me ha estado rondando la cabeza esta semana mientras reflexionaba sobre el Evangelio del tercer domingo de Cuaresma: ¿Me siento cómodo con un Jesús emocional?

Sabemos que Jesús experimentó emociones, una gran variedad de ellas, de hecho. Después de todo, Jesús era humano, y nosotros los humanos, nos guste admitirlo o no, somos seres emocionales. Es una parte esencial de lo que somos. Nuestro afecto, los movimientos emocionales de nuestro corazón, es lo que nos conecta unos con otros. Así experimentamos el amor.

Cuando muere Lázaro (Jn 11,35), Jesús llora de dolor. En el Huerto, antes de su arresto (Mt 26,36-39), Jesús reza en agonía. Cuando Jerusalén le rechaza (Lc 19,41-44), Jesús se lamenta. Cuando enseña a sus apóstoles sobre el amor (Jn 15,19), Jesús expresa alegría. Y en el Evangelio de hoy (Jn 2,13-35), cuando se encuentra con los cambistas en el templo, Jesús se enfada.

Vemos a Jesús experimentar emociones una y otra vez a lo largo de los Evangelios, pero ¿con qué frecuencia nos detenemos a observar esta faceta concreta de su humanidad? ¿Nos sentimos cómodos con un Jesús emocional?

¿Y un Jesús que se enfada?

Mi frase favorita de los Evangelios es aquella en la que Jesús llora la muerte de su amigo. Estas dos sencillas palabras de Juan -Jesús lloró- me hacen sentir de forma tan tangible el inmenso amor que Jesús sentía por Lázaro, por su familia y, por extensión, por mí. Jesús, que sabía íntimamente que había algo más por delante que esta vida terrenal, lloró abiertamente por un amigo que había sucumbido a su mortalidad. Detenerme a observar el llanto de Jesús me dio el permiso que deseaba para experimentar plenamente mis propios momentos de dolor y permitir que mis lágrimas cayeran libremente.

Por el contrario, una de las historias que menos me gustan de los Evangelios es la de hoy, en la que Jesús se enfada. No quiero imaginarme a Jesús con los puños cerrados y el ceño fruncido. No quiero imaginarme a Jesús tan enfadado que vuelca mesas y echa literalmente a la gente a la calle con un látigo. Por alguna razón, no estoy de acuerdo con un Jesús enfadado.

Creo que hay varias razones para ello. La primera es que la ira en general me incomoda. Me incomoda cuando la siento (no me gusta experimentar cómo la ira a veces me hace querer… bueno… volcar algunas mesas) y me incomoda cuando siento que irradia de otra persona en mi dirección. Obviamente, reconozco que a veces, incluso a menudo, el enfado de otra persona no tiene nada que ver con nada que yo haya hecho. Otras veces, sin embargo, sé que sí lo tiene, y tener que examinar qué he hecho para que alguien se enfade o se frustre conmigo… ¿es desagradable? Bueno, es desagradable, y eso cuando se trata de otra persona. ¿Saber que Jesús se enfadó y que, por tanto, podría enfadarse conmigo? Eso es más que desagradable de imaginar. Pero, en general, creo que lo que más temo es que Jesús me invite a enfadarme junto a él.

A pesar de todas las razones por las que no estoy de acuerdo con un Jesús enfadado, aquí estoy con este pasaje del Evangelio ante mí, y Jesús está enfadado.

Así que, volviendo a mi pregunta original:

¿Me siento cómodo con un Jesús emocional? Tal vez no.

¿Necesito sentirme más cómodo con un Jesús emocional? Sí, creo que sí.

Si quiero tener una verdadera relación con él, creo que tengo que trabajar más en esto.

San Ignacio enseñó que Jesús lo único que quiere es relacionarse con nosotros. Más aún, Ignacio enseñó que Jesús quiere ser nuestro amigo. Estar en una relación, una amistad, con alguien significa que tenemos que tener una conexión emocional con él. Por lo tanto, ser amigo de Jesús significa que tengo que tener una conexión emocional con él. Significa que Jesús va a tener sentimientos acerca de las cosas que hago o digo, o de los caminos que recorro. Significa que a veces Jesús se alegrará por y conmigo y a veces Jesús llorará por y conmigo como lloró por y con sus amigos por Lázaro. Significa que Jesús puede frustrarse o enfadarse cuando deshonro nuestra amistad. Pero también significa que Jesús puede pedirme que me enfade a su lado cuando otros a los que ama son victimizados.

Al igual que las amistades humanas, mantener mi amistad con Jesús significa que no puedo ignorar ninguna parte de este espectro de emociones que Jesús quiere compartir conmigo. También significa que debo estar atento a mis propias emociones y a lo que intentan decirme.

Cuando me di cuenta del Evangelio sobre el que iba a reflexionar esta semana, tengo que admitir que me decepcionó. Pensé en cambiar el rumbo de las reflexiones anteriores que he ofrecido aquí y evitar por completo este Evangelio. Pero entonces me di cuenta de que Dios me estaba invitando a esta misma historia. Cada vez que volvía a la historia, seguía viendo a Jesús de pie en medio del gran lío que acababa de crear en el templo mirándome directamente. Allí estaba, con el látigo en la mano, diciendo con una voz bastante tranquila para alguien tan enfadado: «¿Por qué no estás enfadado todavía?»

El 20 de febrero, el Superior General de los jesuitas, Arturo Sosa, compartió un vídeo con motivo del Día Mundial de la Justicia Social. En él, nos imploraba que no apartáramos la mirada de los millones de personas afectadas por la injusticia en el mundo actual. El vídeo combinaba imágenes con estadísticas y música emotiva cada vez más fuerte para atraer a los espectadores. Después de que el crescendo más fuerte de la partitura se hubiera apagado, nos invitó a reflexionar sobre la pregunta: «¿Qué más debemos hacer para bajar de la cruz a las víctimas de la injusticia junto con Jesús?».

Leyendo este Evangelio y luego viendo este vídeo, no dejaba de sentir los ojos de Jesús sobre mí mientras repetía una y otra vez: «¿Por qué no estás enfadado todavía?»

Es una buena pregunta. La cólera que Jesús experimentó en el templo era una cólera justa, nacida del deseo de que la gente se apartara del pecado y de los comportamientos que dañan a los demás. Era una respuesta emocional conectada con el profundo amor que siente por todos nosotros. Canalizada de la manera correcta, la ira justa puede inflamar nuestras pasiones para trabajar por un cambio real. Sólo tenemos que estar abiertos a permitirlo.

Si Jesús llorando me dio permiso para llorar, entonces Jesús volteando las mesas en el templo debería darme permiso para enfadarme lo suficiente como para hacer algo para «sacar a las víctimas de la injusticia de la cruz junto con Jesús.» La pregunta es: ¿lo permitiré? ¿Dejaré que las historias de mis semejantes me afecten?

¿Dejaremos que nos afecten? ¿Dejaremos que inflamen nuestro apasionado celo por trabajar por un cambio real?

¿Podría ser éste el retorno de amor que Jesús busca de nosotros en este tiempo de Cuaresma?

Sugerencia de oración

Ignacio enseñó que prestar atención a nuestras emociones es una parte esencial de la oración. Prestar atención a nuestras emociones y reflexionar sobre lo que pueden estar diciéndonos es clave para llegar a saber quiénes somos y quién nos invita Dios a ser. Reza con este vídeo de reflexión sobre las seis segundas estaciones del Vía Crucis basado en la información del vídeo del P. Sosa sobre la Jornada Mundial de la Justicia Social a lo largo de esta semana. Presta mucha atención a las emociones que afloran en ti. Escríbelas y pide a Dios que te ayude a descubrir lo que tu corazón está tratando de decirte. Quizás haz una estación al día para tener más tiempo para reflexionar sobre cada pregunta que se te ofrece.

Un viaje imaginativo de oración a través de las seis segundas estaciones del Vía Crucis [en inglés]

Transcripción del vídeo

Ignacio enseñó que prestar atención a nuestras emociones es una parte esencial de la oración. Prestar atención a nuestras emociones y reflexionar sobre lo que pueden estar diciéndonos es clave para llegar a saber quiénes somos y quién nos invita Dios a ser.

Esta invitación de Ignacio me resultó especialmente difícil. Me enorgullezco de «expresar adecuadamente», especialmente en público. Soy la que está preparada para tomar el micrófono en un funeral o ser la voz tranquila de la razón en una situación de tensión creciente si es necesario. A lo largo de los años, me he esforzado por colocar mis emociones en el lugar que les corresponde, y agradezco que obedezcan mis órdenes y se queden donde están.

Pero Ignacio dice que no puedo conocerme plenamente a mí mismo ni conocer plenamente a Dios a menos que esté dispuesto a ser emocionalmente vulnerable. Y tiene razón. Después de todo, las relaciones no pueden profundizarse a menos que ambas partes estén dispuestas a ser vulnerables entre sí.

Así que, al entrar en esta reflexión sobre las próximas seis estaciones del Vía Crucis, te invito a ser vulnerable con Dios. Deja que las emociones del momento te invadan, y luego procesa lo que Dios tiene que decirte en ese momento. Permite que Dios te invite no sólo a sentir el amor de Dios por ti, sino también a devolver ese amor a Dios y a toda la humanidad.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Jesús,
Para ser honesto,
A veces estoy un poco desconcertado
cuando te veo experimentar
tremenda emoción.
Para ser honesto,
Yo también estoy un poco asombrado
de la facilidad con que expones tus sentimientos
ahí fuera para que todo el mundo lo vea.

Ayúdame, Señor,
ser vulnerable contigo,
incluso cuando tengo miedo.

Ayúdame Señor,
para ver lo que ves,
y siente lo que sientes.

Mientras emprendemos juntos la segunda mitad de este viaje,
rompe mi corazón por lo que rompe el tuyo.

Amén.

La séptima estación del Vía Crucis:
JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ

Le veo caer una vez más sobre unas rodillas ya desgarradas y sangrantes. El impacto hace que un escalofrío recorra todo mi cuerpo. Quiero extender la mano y ayudarte, pero el suelo a mi alrededor está de repente demasiado abarrotado para moverme. Hasta donde alcanza mi vista, estás rodeado por lo que deben ser cientos de miles de personas, jóvenes y mayores. Todos y cada uno de ellos han sido puestos de rodillas por el peso de la guerra y ahora, en este momento, su sangre se mezcla con la tuya en el suelo seco bajo mis pies. Veo lágrimas en sus ojos cuando te miran. Sus lágrimas se reflejan en las tuyas, mientras caen silenciosamente por tu rostro.

Moriste para salvarnos, Señor, y aún así no lo entendemos. ¿Lo entendemos?

Tal y como compartió el vídeo del P. Sosa, desde 2022 han muerto 408.000 personas en conflictos armados en todo el mundo. Muchas más se han visto afectadas mental, física, emocional y espiritualmente por la guerra y la destrucción continuas.

Mientras viajo hoy contigo, Señor, recuérdame que viaje también con ellos, que encuentre la manera de ponerme en su lugar y que lo que experimente me anime a encontrar formas concretas de trabajar por la paz.

Señor, te lo ruego, rompe mi corazón por lo que rompe el tuyo.

La octava estación del Vía Crucis:
JESÚS SE ENCUENTRA EN EL CAMINO

Mientras sigues andando por el camino, veo que te detienes ante un grupo de mujeres que lloran. Te oigo amonestarlas para que no lloren por ti, sino por ellas mismas y por el futuro de sus hijos. Volví a sentir la justa cólera surgiendo en ti mientras intentabas convencerlas de que cambiaran su enfoque para hacer algo diferente en el futuro para que esto no volviera a ocurrir. Pero entonces siento que pasas de la ira justificada a algo parecido a la compasión, y sigo tu mirada hasta que se posa en una mujer al fondo de la multitud. No te mira a ti. No mira a nadie. En lugar de eso, sus ojos se clavan en el suelo bajo tus pies mientras intenta desaparecer y ser vista en el mismo instante. Mis ojos siguen su mano cuando levanta el velo para ceñírselo a la cara y, al hacerlo, vislumbro los moratones antes de que desaparezcan tras la tela blanca.

Tú también los viste, ¿verdad, Señor?

En 2022, la violencia de género victimizó a 736 millones de mujeres.

Mientras viajo hoy contigo, Señor, recuérdame que viaje también con ellos, que encuentre la manera de ponerme en su lugar y que lo que experimente me anime a encontrar formas concretas de trabajar por la justicia.

Señor, te lo ruego, rompe mi corazón por lo que rompe el tuyo.

La novena estación del Vía Crucis:
JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

Esta vez oigo el impacto antes de verlo. Tus rodillas golpean el suelo mientras un grito escapa de tus labios. Sé que intentas ser valiente, pero tus rodillas han golpeado tres veces el suelo duro y seco. No hay forma de ocultar el dolor. Mientras caes, me doy cuenta de que la próxima vez te resultará casi imposible levantarte, ya que tu cuerpo está irreparablemente dañado. A lo lejos, detrás de ti, veo una bandera clavada al azar en la tierra. Creo que tú también la has visto. La tela está desgastada y dañada, como si ya se hubiera caído y hubiera sido pisoteada por los transeúntes varias veces. Sin embargo, ahora está en posición vertical. Alguien sigue clavando la estaca en la tierra, una y otra vez, sin importar cuántas veces se caiga. Alguien espera que esta vez se mantenga en pie. Alguien sigue esperando que su esfuerzo merezca la pena.

Tú también lo esperas, ¿verdad, Señor?

Como compartió el vídeo del P. Sosa, en 2024, la mitad de la población mundial participará en elecciones. Pero como también compartió, entre 2005 y 2021, sesenta países disminuyeron sus niveles de libertad democrática y 125/210 países tienen democracias restringidas o inexistentes.

Mientras viajo hoy contigo, Señor, recuérdame que viaje también con ellos, que encuentre la manera de ponerme en su lugar y que lo que experimente me anime a encontrar formas concretas de trabajar por la equidad.

Señor, te lo ruego, rompe mi corazón por lo que rompe el tuyo.

La décima estación del Vía Crucis:
JESÚS SE DESNUDA

Desvío la mirada mientras los soldados se llevan lo que queda de tu dignidad visible, Señor. Te arrancan la ropa como si no fueras nada. Te arrancan las únicas cosas materiales que te quedan en un esfuerzo por hacerte sentir completamente desechado. Pero cuando por fin tengo el valor de levantar la mirada para encontrarme con la tuya, no pareces inmutado por sus acciones. En lugar de eso, pareces estar un poco… más alto. Al principio, no lo entiendo, pero luego los veo. Cientos de miles de personas te sostienen, te envuelven en un abrazo masivo que lo abarca todo. De alguna manera sé que te entienden de una forma que yo no puedo. Ellos también han sido despojados de todo y, sin embargo, siguen siendo lo bastante fuertes como para levantarte cuando más lo necesitas.

No le quitaron su dignidad, ¿verdad, Señor? No lo permitieron.

Tal y como comparte el vídeo del P. Sosa, solo en 2023, más de 110 millones de personas fueron desplazadas por la fuerza. Fueron despojados de todo lo que tenían en este mundo, y aun así lucharon por aferrarse.

Mientras viajo hoy contigo, Señor, recuérdame que viaje también con ellos, que encuentre la manera de ponerme en su lugar, y que lo que experimente me anime a encontrar formas concretas de trabajar por la preservación de la dignidad.

Señor, te lo ruego, rompe mi corazón por lo que rompe el tuyo.

La undécima estación del Vía Crucis:
JESÚS ES CRUCIFICADO

Vi cómo te colocaban en la cruz, Señor. Vi cómo te clavaban los clavos en las manos y en los pies. No podía apartar la mirada. Me resulta extraño, pero mientras levantaban la cruz y la clavaban en el suelo, no podía dejar de mirar tus costillas. Podía contar todas y cada una de ellas tan fácilmente. No sé cómo no me di cuenta antes de lo delgada que estás. Fuiste tan fuerte durante todo este viaje. Lo ocultaste tan bien. Pero ahora, ya no puedes ocultar nada. Alguien tiene una esponja en un palo y está tratando de mojarte la boca con ella. Pensé que era un soldado, pero cuando sigo el palo hasta el final, veo a un niño pequeño. Se me escapa un grito al darme cuenta de que también puedo contar sus costillas. Pero tú no te das cuenta de mi repentino arrebato de emoción. En cambio, sonríes mientras tú y el niño compartís un momento de inocencia.

Los niños son tan resistentes, Señor, ¿verdad? No deberían tener que serlo. .

Como se indica en el vídeo del P. Sosa, 3/10 niños menores de 5 años sufren desnutrición aguda.

Mientras viajo hoy contigo, Señor, recuérdame que viaje también con ellos, que encuentre la manera de ponerme en su lugar y que lo que experimente me anime a encontrar formas concretas de apoyar a nuestros hijos.

 Señor, te lo ruego, rompe mi corazón por lo que rompe el tuyo.

La duodécima estación del Vía Crucis:
JESÚS MUERE EN LA CRUZ

No veo nada. Es como si el mundo entero se hubiera oscurecido de repente. Intento encontrarte en la oscuridad, pero ni siquiera puedo ver mi mano delante de mi cara. Es desconcertante. ¿Dónde estás, Señor? Hemos caminado juntos todo este camino, pero ahora… no puedo encontrarte. El mundo a mi alrededor está oscuro. Mientras estoy envuelto en la oscuridad, de repente estoy más en contacto con mis otros sentidos. Huelo algo descomponiéndose en algún lugar cercano. Siento el suelo agrietado bajo mis pies y saboreo el polvo en el aire. Ahora me doy cuenta de que todo este viaje contigo ha sido sobre suelo seco, agrietado y polvoriento. De hecho, me cuesta recordar la última vez que nos cruzamos con algún signo de vida vegetal por el camino. Parece como si la tierra se estuviera muriendo a tu lado.

Pero no puede, ¿verdad, Señor? Si lo hace, ¿cómo viviré?

Como se puede ver en el vídeo del P. Sosa, cada hora la desertificación amenaza 6,4 kilómetros cuadrados de tierra fértil.

Mientras viajo hoy contigo, Señor, recuérdame que viaje también con la tierra, que encuentre la manera de caminar en sus zapatos y que me anime a encontrar formas concretas de cuidar la creación.

 Señor, te lo ruego, rompe mi corazón por lo que rompe el tuyo.

Señor, al terminar este viaje a la cruz contigo, te pido que aumentes la empatía y la compasión en palabras del jesuita Teilhard de Chardin, SJ:

Oh Dios, deseo desde ahora ser el primero
en tomar conciencia
de todo lo que el mundo ama, persigue y sufre;

quiero ser el primero en buscar,
simpatizar y sufrir;
el primero en desdoblarme y sacrificarme,

para ser más ampliamente humano
y más noblemente de la tierra
que cualquiera de los siervos del mundo.

– Pierre Teilhard de Chardin, S.J. (1881-1955)

Acompáñame la semana que viene en otra reflexión sobre nuestra amabilidad.

Gretchen Crowder escribió Apoyándonos en nuestro amor, una introducción a su tema para esta Cuaresma. Lleno de inspiración y sugerencias de oración, puedes descargarlo como PDF para rezar con él durante todo el tiempo de Cuaresma. Gretchen es ministra del campus y educadora en el Jesuit College Preparatory School de Dallas, además de escritora, directora de retiros y podcaster. Puedes encontrarla en gretchencrowder.com y en Loved As You Are: An Ignatian Podcast, disponible en todos los sitios de podcasts.