Acerca de nosotros

Somos la Compañía de Jesús, una orden de sacerdotes católicos fundada hace unos 500 años por San Ignacio de Loyola. Con más de 15.000 sacerdotes, académicos y hermanos en todo el mundo, somos la orden religiosa masculina más grande de la Iglesia Católica.

Los jesuitas de la Provincia Central y Meridional de EE.UU. (UCS por sus siglas en inglés) constituyen un organismo administrativo dentro de la Compañía de Jesús. La Provincia USC está compuesta de aproximadamente cuatrocientos hombres que se desempeñan en doce estados, Puerto Rico y Belice. Nuestro líder actual —o provincial — es el Reverendísimo Thomas P. Greene, SJ.

Los jesuitas son muy conocidos por sus universidades y escuelas secundarias, pero también se ocupan de las personas en casas de retiros, parroquias, hospitales y campos de refugiados. También son doctores, abogados y científicos, entre muchos otros roles de la Iglesia y la sociedad.

Los jesuitas se basan en la rica tradición de espiritualidad y reflexión ignaciana. Buscan la «contemplación en acción», y basan su trabajo en el mundo en la espiritualidad y relación con Dios.

En nuestros ministerios diversos, cuidamos de la persona en su totalidad: cuerpo, mente y espíritu. Tratamos de que «los hombres y mujeres se eduquen para los demás».

Como miembros de una orden religiosa, los jesuitas hacen tres votos — de pobreza, de castidad y de obediencia— y un cuarto voto especial de obediencia hacia el papa. El cuarto voto refleja nuestra dedicación a la Iglesia universal y al bienestar de todas las personas de todas las creencias y culturas.

En la visión de nuestro fundador, San Ignacio, buscamos «encontrar a Dios en todas las cosas». Nos dedicamos a la «mayor gloria de Dios» y al bien de toda la humanidad.

Nos consideramos compañeros de Jesús e invitamos a otros a unirse a nosotros como amigos del Señor. Trabajamos agradecidamente en colaboración con aquellos que comparten nuestros valores, incluidos los laicos. Se han convertido en parte del «nosotros», la familia jesuita en su totalidad. Juntos construimos el cuerpo de Cristo.

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin